lunes, 13 de septiembre de 2010

Cabarceno

¡Tú, oh, amo de la educación! que pones a tu hijo a mear en la calle a 10 metros de los baños.
¡Tú, oh, dios de la fotografía! que haces fotos con flash a 15 cm del cartel de prohibido flash.
¡Tú, oh, señor de la gastronomía! que das de comer a los animales aunque te digan que está prohibido.
¡Incluso tú, oh, deidad del saber estar! que no te sientas ni aunque te lo manden a riesgo de demorar la exhibición.
¡Por no hablar de ti, genio del volante! que con tu coche bloqueas el camino de la gente sin reparos.

Todos vosotros NO sois bien recibidos en Cabarceno.

Asco de gente....

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Muerte a la gente!

Bienvuelto, señor gruñón :)

Shubby dijo...

Lo he leído ahora, después de un mes...
Yo también me encontré con un señor en Cabárceno que le daba galletas a los monos, y cuando mi novio le llamó la atención respondió con la inteligente frase: "Si esto no les hace daño".